Trabajo en Francia gracias a mi examen DELF

11 Jan 2020

#Francés #Exámenes

Trabajo en Francia gracias a mi examen DELF

Los reclutadores de talento a nivel internacional consideran el dominio de una o varias lenguas, además de la lengua materna, como una de las principales competencias profesionales. Esta capacidad brinda al aspirante una ventaja formidable en relación a sus pares, permitiéndole escoger entre una amplia gama de oportunidades de trabajo mejor remuneradas y que pueden llevarlo a viajar por el mundo.

En este escenario, aprender francés ofrece múltiples oportunidades para el desarrollo profesional, pues de acuerdo con la Alianza Francesa en el planeta lo hablan más de 200 millones de personas, es el idioma oficial en 33 países e instituciones renombradas como la ONU y la UNESCO lo consideran como una de las lenguas de trabajo oficiales.

El francés nos abre las puertas para conocer la gran diversidad de culturas de los países francófonos que existen en América, Europa, África, Asia e incluso en Oceanía. También para estudiar en prestigiosas universidades como la Sorbona, la Escuela Politécnica LX y la Universidad de Quebec.

Certificado de francés Delf

Los países que forman parte de la Unión Europea establecieron hace unas décadas lo que se conoce como el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCER), con el objeto de instituir una serie de certificaciones y niveles de dominio para los idiomas que se hablan en sus territorios.

Para el caso del francés existe el Diploma de Estudios en Lengua Francesa, también conocido como el examen DELF, este título de francés es expedido por el Ministerio Francés de Educación. Cuenta con varias modalidades, una de las cuales está dirigida a los profesionales interesados en ingresar en el mercado laboral "francoparlante", se trata del examen DELF Pro, que evalúa las competencias de comunicación que son requeridas para el óptimo desempeño laboral. Este examen está disponible para los niveles de dominio del francés intermedio, también conocidos como A1, A2, B1 y B2 de acuerdo con el MCER.

Este examen de francés profesional tiene una duración aproximada de una hora con cuarenta minutos y está integrado por cuatro secciones: 1) Comprensión oral, 2) comprensión escrita, 3) expresión escrita y 4) expresión e interacción orales.

La sección que corresponde a la comprensión oral tiene una duración de 20 minutos. Consiste en la realización de actividades para asociar lo que se escucha en un audio con una serie de imágenes que describen situaciones que frecuentemente se presentan en escenas laborales.

La parte dedicada a la comprensión escrita se lleva a cabo durante 30 minutos. En ella se trata de responder una serie de preguntas o marcar las respuestas correctas a partir de entender la información proveniente de un grupo de imágenes o de la lectura de algunos textos breves.

La expresión escrita es una parte del examen que toma 30 minutos. Su objetivo es evaluar nuestra capacidad para redactar mensajes claros y con un número de palabras determinado, para resolver una situación ficticia que podría ocurrir en una oficina; por ejemplo, comunicarle instrucciones a un compañero de trabajo o resolver la queja presentada por un cliente.

La sección para evaluar la expresión e interacción orales dura entre 5 a 7 minutos, el aspirante dispondrá de un lapso de 10 minutos adicionales para preparar lo que dirá. Tiene un ritmo muy ágil y está integrada por tres partes: una entrevista guiada, un intercambio de información y un juego de roles entre el candidato y el examinador.

Preparación del examen

En línea se encuentran disponibles una gran variedad de recursos, tanto para estudiar francés como para preparar el examen. Destaca la página web del Centro Internacional de Estudios Educativos (CIEP) el cual depende del Ministerio Francés de Educación, en ella se encuentra un conjunto muy completo de ejemplos del folleto del examen, así como de los archivos de audio necesarios para la práctica de cómo presentar cada una de sus partes.

La Alianza Francesa cuenta con un canal de Youtube en el que es posible ver una gran cantidad de videos para aprender francés. También tiene un sitio web que contiene recursos muy variados desde links de estaciones de radio, música y canales de televisión en francés, diccionario y libros descargables, hasta una sección titulada Herramientas para la clase. En dicha sección se encuentra una lista muy nutrida de enlaces a otras páginas web para aprender este idioma.

De igual forma, tanto en internet como en Youtube hay una serie de videos para practicar la pronunciación, diálogos que simulan situaciones de la vida cotidiana, juegos para aprender vocabulario y expresiones francófonas. Casas editoriales como CLE international, Didier y Hachette FLE han preparado colecciones de libros elaborados con el objetivo específico de preparar al estudiante para que presente el examen, la mayor parte de los cuales incluyen Cds o bien licencias para acceder a recursos en línea o descargables.

Otras buenas ideas para convertir el francés en nuestra segunda o tercera lengua serían: buscar la oportunidad de conversar frecuentemente con hablantes nativos, por ejemplo al participar en algún club de conversación, encontrar chats donde sea necesario escribir de manera rápida y espontánea para mantener la conversación viva, leer todos los documentos escritos en francés que lleguen a nuestras manos, desde los instructivos de nuestros electrodomésticos hasta novelas y poemas. Ver películas y cantar en francés son excelentes opciones para practicar el acento y la entonación, así como para aprender frases, modismos y vocabulario.

Asimismo, una alta autoestima, mucha paciencia y ganas de divertirse son parte de la actitud mental positiva, que es necesaria para seguir aprendiendo hasta que cumplamos nuestro propósito de incorporar otro idioma a nuestras competencias laborales.

No obstante, la existencia de esta variedad y riqueza de recursos multimedia para el conocimiento, la forma infalible de aprender un idioma sigue siendo el ser persistente, creativo y disciplinado a fin de practicar y seguir practicando hasta que logremos hablar, escribir, leer, escuchar y comprender el francés.

Así pues, el examen DELF para profesionales, puede ser la llave para viajar, conocer otras culturas y conseguir un trabajo que nos apasione en algún destino exótico y francoparlante de los 5 continentes.