Recomendaciones para estudiar un idioma por cuenta propia

9 jul. 2020

#inglés #Francés #Chino #Alemán #Español #Italiano #Exámenes

Recomendaciones para estudiar un idioma por cuenta propia

El gran problema de la vida moderna es la falta de tiempo para asistir a clases con el propósito de aprender un idioma, bien porque el horario laboral no nos lo permita, o tal vez, porque nuestro trabajo consista en viajar. En ambos casos, la opción que nos queda es el estudio personal, aprovechando los momentos en que nos encontremos libres de nuestro trabajo. El horario no debe ser nunca un obstáculo, si realmente queremos aprender un idioma, solo será posible si conseguimos planificar nuestros estudios y ajustarlos a las circunstancia de cada uno. Se trata de adquirir el compromiso y hacer una buena planificación, que son las dos claves fundamentales para triunfar en cualquier faceta de la vida y sin las cuales nada es posible.

Preparación para el estudio.

El estudio por cuenta propia hay que controlarlo bien porque puede llevarnos a un callejón sin salida e incluso puede afectarnos psicológicamente al creer que no somos capaces de llevarlo a cabo. Lo primero que debemos hacer es marcarnos un objetivo a corto plazo que sea conseguible, atendiendo a nuestro horario y a nuestro nivel de preparación.

Antes de iniciar el proceso de estudio es de vital importancia tener preparados los materiales necesarios para comenzar el trabajo. Es conveniente elegir materiales de estudios fiables y que nos ayuden con nuestros objetivos. Una buena elección de los materiales de estudio para un principiante es la que se hace teniendo presente su nivel cultural, de lo contrario, nos encontraremos con la desagradable sorpresa de no entender nada y lo más probable es que se desvanezcan todas nuestras ilusiones, lo que quiere decir, morir en el intento. Debemos escoger materiales de calidad, tanto si son impresos como si son online.

Una buena planificación es la madre del éxito.

La planificación del estudio de un idioma es la garantía para el éxito. El punto de partida de la planificación de nuestro estudio debe ser la motivación personal. Esperar con ilusión la hora de estudiar significa que tenemos un alto grado de compromiso, imprescindible para el estudio individual.

Debemos evitar toda planificación que nos motive a avanzar en el estudio diario, por esta razón, la organización del curso, o del estudio personal, debe estar diseñada con el propósito de alcanzar frecuentemente pequeños logros, si es posible debemos proponernos metas pequeñas diarias. Esto nos motivará para seguir trabajando cada vez con más ganas.

Sin compromiso no alcanzaremos nuestra meta.

El compromiso es la mejor opción para el éxito, por este motivo lo más práctico es marcarnos metas alcanzables, pues por muy pequeños que nos parezcan, los avances que demos en este sentido se van consolidando hasta construir una base sólida que nos garantice el éxito.

El tiempo que podamos dedicar al estudio depende de las circunstancias personales de cada uno. Es necesario que sea un tiempo de calidad, puede ser quince minutos, media hora, sea el tiempo que sea si lo aprovechamos convenientemente nos llevará directo y seguros al éxito.

Escúchate a ti mismo para corregirte.

Grabarnos a nosotros mismos hablando nuestro nuevo idioma desde el principio es una herramienta muy eficaz para soltarnos en la práctica. Puedes utilizar grabadoras, en Internet podemos tener también la ocasión de hacerlo, y escuchar a la vez como es interpretado por los traductores lo que decimos, de este modo podemos y debemos perfeccionar nuestra pronunciación.

Una vez hayas leído con atención el texto de una lección, esfuérzate por coger el sentido de lo leído y procuras comprobar con ayuda de la traducción si habías o no interpretado debidamente el texto. Si lo haces así durante varias lecciones notarás con gran sorpresa y satisfacción los muchos progresos que haces, y verás que cada vez necesitas menos recurrir a la traducción.

Cuando hayas oído varias veces una lección procura escribirla de memoria, por lo menos en parte. Compara luego tu escrito cuidadosamente con el impreso y corrige las faltas que se hayan podido deslizar. Si tu escrito es correcto, es que dominas ya la lección. En cambio si has tenido bastantes faltas, te convendrá volver a escribir el texto de la misma manera. Con esto no desperdicias el tiempo, pues una vez que aprendas con seguridad cierta cantidad de palabras y giros, seguirás aprendiendo cada vez con mayor facilidad y rapidez.

Materiales para el aprendizaje.

Si queremos aprender un idioma debemos acostumbrarnos a escuchar a los nativos del país en cuestión. Actualmente, no es ningún problema, pero, debemos llevar un orden, un ritmo y no desfallecer en el intento, tendremos que ser muy perseverantes.

A través de Internet, tenemos la oportunidad de ver películas, documentales, series, etc., en el idioma que nos interese. Desde el principio de nuestros estudios es bueno escuchar a nativos para captar bien la entonación y el ritmo del idioma que estudiamos. Resulta normal que dado nuestro nivel de principiantes no entendamos nada durante un tiempo, luego captaremos palabras sueltas y finalmente entenderemos frases casi completas. No es aconsejable ver videos con subtítulos ya que la voz y los titulares pueden ir descoordinados en el tiempo.

A modo de conclusión.

Aunque aún hay quien no se siente cómodo con el estudio por cuenta propia, actualmente la tecnología ha ido avanzando y son más los que agradecen los beneficios de estudiar por cuenta propia usando la Red como herramienta principal. El estudio de un idioma no es ninguna excepción sino una realidad. La técnica para alcanzar el objetivo la tenemos en nuestras manos, de lo que se trata es de saberla utilizar y el éxito estará garantizado.

Consejos de un autodidacta para aprender mejor: https://www.youtube.com/watch?v=7QsvQNvKeVY